• Facebook
  • Instagram
  • Italiano
  • Inglese
  • Francese
  • Spagnolo
  • Tedesco

Entrada y estatua de San Miguel


Nos encontramos ante la parte más imponente de la abadía. La maciza fachada (41 m de altura) se rompe con la combinación de colores y geometrías de las líneas rectas del basamento de color gris con las curvas llenas de la iglesia verdusca, coronada por el ábside central y de la triunfal galería arcada (Logia de los Viretti) que es uno de los mejores ejemplos de logias románicas con ábsides.

Los monjes de San Benito emprendieron el gigantesco trabajo de construcción del basamento en la primera mitad del siglo XII, para erigir encima la gran iglesia de cinco ábsides.

Desde el 24 de septiembre 2005 sobre un saliente de roca existente entre el monasterio viejo y el basamento de la iglesia, está colocada la estatua de San Miguel Arcángel creada por el escultor Paul dë Doss-Moroder, artista de Alto Adige, cuyas obras más importantes están situadas en Italia, Alemania y en América (visitais su página web por otras informaciones) .

Es sin lugar a dudas una interpretación nueva y original del Arcángel, una obra de grandes proporciones (altura 5,20 m más 1,80 m de alas y cuyo peso es alrededor de 3.400 kg). La estatua ganó el concurso nacional propuesto por la Sacra para la realización de una escultura inspirada en el Arcángel Miguel.

El artista describe de esta manera su obra: “San Miguel Arcángel fue el Arcángel del Bien, que venció el Mal: mi estatua representa sobre todo ésto, en nuestro mundo infiel a la Paz. La obra está compuesta por dos partes: en la primera, san Miguel está sobre la roca viva, la misma sobre la que se alza la abadía, vencedor del Bien por la paz y Portador de la Palabra de Dios; en la otra, las alas del Angel del Mal, derrotado, se hunden en las tinieblas a los pies de la roca saliente. El Arcángel es también Guardián del Reino de Dios, que simbólicamente se abre en la pared situada detrás de la escultura”.

Externo

×
Interno

×
Monastero

×